Ante cualquier desavenencia no caigamos en el error de dudar o bien de su inteligencia, o de su buena voluntad.

Otto von Bismark

Aléjese de los palacios el que quiera ser justo. La virtud y el poder no se hermanan bien.

Marco Anneo Lucano

Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada.

William Shakespeare

La ingratitud proviene, tal vez, de la imposibilidad de pagar.

Honoré de Balzac

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

Groucho Marx

Un hombre honrado no encontrará jamás una amiga mejor que su esposa.

Jean Jacques Rousseau

No ames a quien no admires. El amor sin admiración sólo es amistad.

George Sand

La religión es el conocimiento de todos nuestros deberes como mandamientos divinos.

Immanuel Kant

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Aristóteles

No basta que una esposa sea fiel, es menester que su marido, sus amigos y sus vecinos crean en su fidelidad.

Jean Jacques Rousseau

Francisco de Quevedo

Una sola piedra puede desmoronar un edificio.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.