Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.

Pearl S. Buck

Mi dinamita conducirá a la paz más pronto que mil convenciones mundiales. Tan pronto como los hombres se den cuenta de que, en un instante, ejércitos enteros pueden ser totalmente destruidos, seguramente pactarán una paz dorada.

Alfred Nobel

La vida es tan amarga que abre las ganas de comer.

Enrique Jardiel Poncela

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela.

Albert Einstein

Si precisas una mano, recuerda que yo tengo dos.

San Agustín de Hipona

Los autores de revoluciones no pueden sufrir que otros las hagan después de ellos.

Anatole France

De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.

Santa Teresa de Jesús

Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una legislación universal.

Immanuel Kant

La moral es la regla de las costumbres. Y las costumbres son los hábitos. La moral es, pues, la regla de los hábitos.

Anatole France

Ante el inminente peligro, la fortaleza es lo que cuenta.

Marco Anneo Lucano

Severo Ochoa

Una mujer puede cambiar la trayectoria vital de un hombre.



Severo Ochoa, (1905-1993) Médico español.