La necesidad ha hecho aparearse a quienes no pueden existir el uno sin el otro, como son el varón y la mujer.

Aristóteles

El hombre sensato cree en el destino; el voluble en el azar.

Benjamin Disraeli

Apenas hay algo dicho por uno cuyo opuesto no sea afirmado.

René Descartes

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

Madre Teresa de Calcuta

El sabio no enseña con palabras, sino con actos.

Lao-tsé

Cada uno de nosotros tiene un día, más o menos triste, más o menos lejano, en que, por fin, debe aceptar que es un hombre.

Jean Anouilh

El deporte gusta porque halaga la avaricia, es decir, la esperanza de poseer más.

Montesquieu

Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.

San Francisco de Sales

Biografías: Son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio.

Jorge Luis Borges

Adoro los placeres sencillos; son el último refugio de los hombres complicados.

Oscar Wilde

Michel Eyquem de Montaigne

La belleza es una gran recomendación en el comercio humano, y no hay nadie que sea tan bárbaro o tan grosero que no se sienta herido por su dulzura.



Michel Eyquem de Montaigne, (1533-1592) Escritor y filósofo francés.