¡Bienaventurados los que no hablan; porque ellos se entienden!

Mariano José de Larra

A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.

Gustave Flaubert

Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente.

Clive Staples Lewis

El hombre ha sido creado no para dudar sino para trabajar.

Thomas Carlyle

La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos.

Honoré de Balzac

El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

Gilbert Keith Chesterton

La fortuna llega en algunos barcos que no son guiados.

William Shakespeare

Las desgracias más temidas son, de ordinario, las que no llegan jamás.

James Russell Lowell

Es curioso que la vida, cuanto más vacía, más pesa.

León Daudí

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro.

Benjamin Franklin

Arthur Schopenhauer

El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos.



Arthur Schopenhauer, (1788-1860) Filósofo alemán.