Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio.

Miguel de Unamuno

No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada.

Francisco de Quevedo

No hay hombre de nación alguna que, habiendo tomado a la naturaleza por guía, no pueda llegar a la verdad.

Marco Tulio Cicerón

El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.

William Shakespeare

A los puros todas las cosas les parecen puras.

San Pablo

El hombre es un ser social cuya inteligencia exige para excitarse el rumor de la colmena.

Santiago Ramón y Cajal

El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.

Plutarco

El que conoce la verdad no es igual al que la ama.

Confucio

La vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.

Charles Baudelaire

La tierra no produce para los ignorantes sino malezas y abrojos.

Gaspar Melchor de Jovellanos

Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.


Julio César

Julio César, (100 AC-44 AC) Emperador romano.