El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.

Albert Einstein

Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.

Johann Wolfgang Goethe

La idea de que Dios es un hombre blanco más grande de lo normal con una barba flameante que se sienta en el cielo y cuenta la caída de cada gorrión es ridícula. Pero si por Dios uno quiere decir el conjunto de leyes físicas que gobiernan el Universo, entonces claramente hay un Dios así. Este Dios es emocionalmente insatisfactorio... no tiene mucho sentido rezarle a la ley de gravedad.

Carl Sagan

El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.

Henry Ford

Una palabra rara es en una página como un adoquín levantado en una calle.

Wenceslao Fernández Florez

El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos.

Salvador Dalí

El primer beso no se da con la boca, sino con la mirada.

Tristan Bernard

Lo mismo es nuestra vida que una comedia; no se atiende a si es larga, sino a si la han representado bien. Concluye donde quieras, con tal de que pongas buen final.

Lucio Anneo Séneca

La vida humana eterna sería insoportable. Cobra valor precisamente porque su brevedad la aprieta, densifica y hace compacta.

José Ortega y Gasset

La religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio.

Voltaire

San Agustín de Hipona

Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.