La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

Aristóteles

¡Qué cosa tan extraña es la felicidad! Nadie sabe por dónde ni cómo ni cuándo llega, y llega por caminos invisibles, a veces cuando ya no se le aguarda.

Henrik Johan Ibsen

Cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos a quienes odiamos.

François de la Rochefoucauld

Más vale apagar una injuria que apagar un incendio.

Heráclito de Efeso

El azar es el seudónimo de Dios cuando no quiere firmar.

Anatole France

El diablo es optimista si cree que puede hacer más malo al hombre.

Karl Kraus

Muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia.

Arthur Schopenhauer

Aquí un marido que ama a su mujer es un hombre que no tiene el mérito suficiente para hacerse amar por otra.

Montesquieu

El único realista de verdad es el visionario.

Federico Fellini

Dejemos las conclusiones para los idiotas.

Pío Baroja

Benjamin Franklin

No hay nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos.



Benjamin Franklin, (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.