Ningún tonto se queja de serlo; no les debe ir tan mal.

Noel Clarasó

La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella.

Salvador Dalí

La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez.

Blaise Pascal

Quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a la venganza.

Francisco de Quevedo

La fortaleza crece en proporción a la carga.

Thomas Wentworth Higginson

La mente del hombre es de mármol; la de la mujer de cera.

William Shakespeare

Con frecuencia el hombre busca una diversión y encuentra una compañera.

André Maurois

Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.

Charles-Maurice Talleyrand Périgord

No perdáis vuestro tiempo ni en llorar el pasado ni en llorar el porvenir. Vivid vuestras horas, vuestros minutos. Las alegrías son como flores que la lluvia mancha y el viento deshoja.

Edmond Gouncourt

En algún lugar del alma se extienden los desiertos de la pérdida, del dolor fermentado; oscuros páramos agazapados tras los parajes de los días.

Sealtiel Alatriste

Gilbert Keith Chesterton

Lo más increible de los milagros es que ocurren.



Gilbert Keith Chesterton, (1874-1936) Escritor británico.