La más bella palabra en labios de un hombre es la palabra madre, y la llamada más dulce: madre mía.

Khalil Gibran

Sería mucho mejor para nuestros distinguidos antepasados alabarles con menos palabras y con más acciones nobles.

Horace Mann

La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo.

Napoleón Bonaparte

El hábito convierte los placeres suntuosos en necesidades cotidianas.

Aldous Huxley

Coged las rosas mientras podáis veloz el tiempo vuela. La misma flor que hoy admiráis, mañana estará muerta...

Walt Whitman

Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya.

Honoré de Balzac

Si hubiera un solo hombre inmortal sería asesinado por los envidiosos.

Chumy Chúmez

Lo último que uno sabe es por donde empezar.

Blaise Pascal

El trabajo ayuda siempre, puesto que trabajar no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro.

Boris Leonídovich Pasternak

Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado.

Gabriel García Márquez

Lucio Anneo Séneca

El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.


Lucio Anneo Séneca

Lucio Anneo Séneca, (2 AC-65) Filósofo latino.