Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma.

Albert Schweitzer

La libertad no la tienen los que no tienen su sed.

Rafael Alberti

La ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale mas que para deshonrarnos.

San Francisco de Sales

La manera más rápida de finalizar una guerra es perderla.

George Orwell

Lo que es negocio de todo el mundo no es negocio de nadie.

Ernest Thomas Sinton Walton

Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos.

Martin Luther King

A veces una batalla lo decide todo, y a veces la cosa más insignificante decide la suerte de una batalla.

Napoleón Bonaparte

No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre.

Sigmund Freud

La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez.

Winston Churchill

La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir.

Gabriel García Márquez

A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas.


Plutarco

Plutarco, (50-125) Escritor griego.