Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

Johann Wolfgang Goethe

Todos los medios son buenos cuando son eficaces.

Jean Paul Sartre

La mujer es un manjar digno de dioses, cuando no lo cocina el diablo.

William Shakespeare

La noción que a través de los sentidos adquirimos de las cosas exteriores, aunque no sea tan cierta como nuestro conocimiento intuitivo, merece el nombre de conocimiento.

John Locke

El deseo nos fuerza a amar lo que nos hará sufrir.

Marcel Proust

Las mujeres no miden jamás los sacrificios; ni los suyos, ni los de los demás.

Germaine de Staël

Cuando los hombres prometen a una mujer que la amarán siempre suponen a su vez que ellas les promenten ser siempre amables; si ella falta a su palabra, ellos no se creen obligados por la suya.

Montesquieu

No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.

Lope de Vega

No digas que el tiempo pasado fue mejor que el presente; las virtudes son las que hacen los buenos tiempos, y los vicios los que los vuelven malos.

San Agustín de Hipona

El espectáculo de lo bello, en cualquier forma en que se presente, levanta la mente a nobles aspiraciones.

Gustavo Adolfo Bécquer

San Agustín de Hipona

Existirá la verdad aunque el mundo perezca.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.