Recogéis a un perro que anda muerto de hambre, lo engordáis y no os morderá. Esa es la diferencia más notable que hay entre un perro y un hombre.

Mark Twain

No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón.

Juan Pablo II

Nada debe turbar la ecuanimidad del ánimo; hasta nuestra pasión, hasta nuestros arrebatos deben ser medidos y ponderados.

Francisco Ayala

No se ha llegado al colmo del dolor cuando se tiene aún fuerza para quejarse.

Caballero de Bruix

El orgullo, que nos inspira tanta envidia, a menudo nos sirve también para moderarla.

François de la Rochefoucauld

Si la perfección no fuera quimérica, no tendría tanto éxito.

Napoleón Bonaparte

Cuando la tiranía se derrumba procuremos no darle tiempo para que se levante.

Maximilian Robespierre

La paciencia tiene más poder que la fuerza.

Plutarco

El mayor crimen está ahora, no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar.

José Ortega y Gasset

Te quiero, a pesar del tiempo.

Anónimo

El valor de un sentimiento se mide por la cantidad de sacrificio que estás preparado a hacer por él.


John Galsworthy

John Galsworthy, (1867-1933) Escritor inglés.