Saludable es al enfermo la alegre cara del que le visita.

Fernando de Rojas

Hay que haber vivido un poco para comprender que todo lo que se persigue en esta vida sólo se consigue arriesgando a veces lo que más se ama.

André Gide

El hombre que me da trabajo, al que tengo que sufrir, este hombre es mi dueño, llámelo como lo llame.

Henry George

Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.

Ludwig van Beethoven

No daré veneno a nadie aunque me lo pida, ni le sugeriré tal posibilidad.

Hipócrates

Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos.

Fiodor Dostoievski

Que ni una palabra ni una mirada obscena manchen la casa en donde haya un niño.

Juvenal

Es una especie de obediencia muy agradable a los ojos de Dios no desear dispensas sin mucha necesidad.

San Francisco de Sales

Opino que a los cincuenta, cada uno tiene la cara que se merece.

George Orwell

Tiene mejor conocimiento del mundo, no el que más ha vivido, sino el que más ha observado.

Arturo Graf

En realidad, los seguros de vida son seguros de muerte.


Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna, (1891-1963) Escritor español. Autor de Greguerías.