La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

Aristóteles

Tratar de olvidar a alguien es querer recordarlo para siempre.

Anónimo

El sabio no enseña con palabras, sino con actos.

Lao-tsé

Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir.

Leonardo Da Vinci

El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento.

Victor Pauchet

Y el gran lazo que sostiene a la sociedad es, por una incomprensible contradicción, aquello mismo que parecería destinado a disolverla; es decir, el egoísmo.

Mariano José de Larra

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.

José Ortega y Gasset

El tedio es una enfermedad del entendimiento que no acontece sino a los ociosos.

Concepción Arenal

Los mejores amigos de las mujeres son los diamantes.

Marilyn Monroe

El sentido común no es nada común.

Voltaire

José Ortega y Gasset

Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad.



José Ortega y Gasset, (1883-1955) Filósofo y ensayista español.