Un mundo nace cuando dos se besan.

Octavio Paz

No hay verdadera felicidad en el egoismo.

George Sand

Ama un solo día y el mundo habrá cambiado.

Robert Browning

No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.

Lucio Anneo Séneca

Los recuerdos comunes son a veces los más pacificadores.

Marcel Proust

No está la justicia en las palabras de la ley.

Alonso de la Torre

Sobre el cimiento de la necedad, no asienta ningún discreto oficio.

Miguel de Cervantes Saavedra

La satisfacción es la única señal de la sinceridad del placer.

André Gide

La primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su país, y en todas las demás cosas gobernarse según las opiniones más moderadas y más alejadas del exceso.

René Descartes

Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.

Thomas Jefferson

Gilbert Keith Chesterton

Bebed porque sois felices, pero nunca porque seáis desgraciados.



Gilbert Keith Chesterton, (1874-1936) Escritor británico.