Un hombre de estado debe tener el corazón en la cabeza.

Napoleón Bonaparte

Desgraciada la generación cuyos jueces merecen ser juzgados.

El Talmud

Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.

Confucio

La televisión es el primer sistema verdaderamente democrático, el primero accesible para todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente. Lo terrible es, precisamente, lo que quiere la gente.

Clive Barker

Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son El Quijote, La divina comedia y no incurrir en la lectura de Enrique Larreta ni de Benavente.

Jorge Luis Borges

El ritmo es lo que hace a la poesía persuasiva y no informativa.

José Hierro

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

Miguel de Cervantes Saavedra

Las almas generosas son dóciles.

Homero

Cuando soy buena, soy buena; cuando soy mala, soy mucho mejor.

Mae West

Dormía..., dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir... y el servir era alegría.

Rabindranath Tagore

Francisco de Quevedo

El amor a la patria siempre daña a la persona.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.