Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.

Julio Cortázar

Aquel que tiene gran poder debe usarlo livianamente.

Lucio Anneo Séneca

Hay dolores que matan: pero los hay más crueles, los que nos dejan la vida sin permitirnos jamás gozar de ella.

Antonie L. Apollinarie Fée

El signo más cierto de la sabiduría es la serenidad constante.

Michel Eyquem de Montaigne

Evidentemente, la vida es sólo un continuo proceso de deterioro.

Francis Scott Fitzgerald

Lo que no quieras que no sepan muchos no lo digas a nadie.

Juan Eusebio Nieremberg

El valor, la buena conducta y la perseverancia conquistan todas las cosas y obstáculos que quieran destruirlas y se interpongan en su camino.

Ralph Waldo Emerson

La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes.

Quinto Horacio Flaco

La fuerza no puede jamás persuadir a los hombres; sólo logra hacerlos hipócritas.

Fénelon

La verdad es el mejor camuflaje. ¡Nadie la entiende!

Max Frisch

Francisco de Quevedo

El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.