Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.

Martin Lutero

El reparto más equitativo que existe es el de la inteligencia: todo el mundo cree tener suficiente.

Noel Clarasó

Las mejores leyes nacen de las costumbres.

Joseph Joubert

La esperanza del bien es ya un gran bien.

Constancio C. Vigil

Es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error.

Alessandro Manzoni

Las circunstancias hacen a los hombres hábiles lo que ellos quieren ser, y pueden con los hombres débiles.

Mariano José de Larra

Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable.

Marco Aurelio

Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Anónimo

¡Oh, cuán extemporáneo es comenzar a vivir cuando se ha de dejar de vivir!

Lucio Anneo Séneca

Si buscas la verdad, podrás encontrar confort al final; si buscas confort, no encontrarás ni verdad ni confort.

Clive Staples Lewis

William Shakespeare

Mi corona está en el corazón, no en mi cabeza.



William Shakespeare, (1564-1616) Escritor británico.