Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen.

Blaise Pascal

Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio.

Miguel de Unamuno

Las democracias observan más cuidadosamente las manos que las mentes de quiénes las gobiernan.

Alphonse de Lamartine

No hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo, salvo el de hacer uno nuevo.

Rudyard Kipling

Dios es día y noche, invierno y verano, guerra y paz, abundancia y hambre.

Heráclito de Efeso

Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo.

Gilbert Keith Chesterton

Incluso en el trono más alto, uno se sienta sobre sus propias posaderas.

Michel Eyquem de Montaigne

Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.

Henry Ford

La felicidad no es nunca grandiosa.

Aldous Huxley

Deja de arañar la corteza; hay fruta madura en tu frente.

Henry David Thoreau

Johann Wolfgang Goethe

El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad



Johann Wolfgang Goethe, (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.